Prenoviciado

     Prenoviciado

landing-red-circle

En el Distrito Lasallista de Bogotá, denominamos “prenoviciado”, al trayecto que antecede al año inmediatamente anterior al noviciado. Generalmente, consta de un año lectivo. Está inserto en una obra educativa, cobrando un dinamismo propio desde la obra, una vivencia comunitaria en torno a la misión y se continúa con los estudios propios de la formación y los universitarios. 

Tres énfasis que se abordan a lo largo de este trayecto:

Disponibilidad:

Es la capacidad de ayudar a descubrir o adquirir las habilidades propias para favorecer un terreno abonado donde la vocación pueda crecer. De tal manera que la persona se encuentra dispuesta para consolidar una experiencia.

Docilidad:

Es adentrarse en la razón misma del llamado, dejarse llevar por el Espíritu. Mantener la apertura para descubrir “el sentido último de la acción”. La pregunta que nos ayuda a afianzar esta dimensión es ¿por qué hago esto?, ¿qué sentido tiene esta acción? Es la motivación de lo que me lleva. Es el ayudar a discernir entre las diferentes motivaciones, que, si bien son sanas, rectas, tienen que irse configurando a la experiencia del Discipulado.

Espontaneidad:

La palabra espontaneidad nos señala que es algo que brota de adentro. Es la capacidad de ser auténticos. Ser lo que somos. En los procesos de acompañamiento favorecer que el candidato se muestre tal cual es.

En este trayecto el prenovicio:

Mantiene una experiencia viva de su fe, expresada en la celebración comunitaria en su itinerario de vida y en su coherencia cristiana.

Fortalece sus experiencias de oración personal; dinamiza las oraciones comunitarias y camina en las prácticas de la espiritualidad Lasallista.

Ha construido la autonomía fraterna que consiste en la capacidad de gestionar su vida en una llamada a la vida comunitaria que se prepara para la Misión Lasallista.
Identifica su vocación de Hermano en una eclesiología de comunión y participación de acuerdo al carisma.
Asume como referentes de su vida consagrada el cuidado de la casa común y la fraternidad universal, inspirados en nuestra pedagogía fraterna del seguimiento de Jesús.