Postulantado   

Postulantado

landing-red-circle

El Postulantado es el período de la formación inicial que precede y prepara al noviciado. Ofrece al candidato los medios para avanzar en su proceso de maduración personal y para enriquecer su fe, para discernir la autenticidad de su vocación a la vida de Hermano y para madurar su decisión de ingresar al noviciado, permitiéndole su primera experiencia de la vida consagrada, comunitaria y apostólica del Instituto (R. 91).

Esta etapa de la formación inicial tiene como destinatarios fundamentales jóvenes entre los 16 y los 20 años, recién egresados de su bachillerato o incluso con la experiencia de algunos semestres universitarios. En el Postulantado los jóvenes han ido descubriendo, progresivamente, una inquietud muy fuerte por la vida y la vocación de los Hermanos. Generalmente, han sido impactados por el trabajo pastoral de los Hermanos en las comunidades educativas y también han sido testigos del liderazgo educativo de los Hermanos en sus contextos.

 

En el Distrito Lasallista de Bogotá el Postulantado se divide en dos (2) trayectos formativos. El Postulantado de I año y el Postulantado de II año. 

POSTULANTADO I AÑO

En este trayecto el postulante de primer año:

Va encontrando progresivamente un nuevo sentido a su vida en la medida en que se acerca a la Palabra de Dios y se adhiere a la persona de Jesús

Va apropiándose de la experiencia de la oración que sabe vivir como un hábito personal y como una experiencia comunitaria ayudado de prácticas sencillas y constantes, así como de espacios fuertes de reflexión, silencio y compartir de fe.

 
Asume su propio itinerario formativo con plena libertad y responsabilidad, abierto a la ayuda que la comunidad le ofrece en actitud de apertura, confianza y sinceridad.

 

Contribuye a la creación de un clima de fraternidad cristiana por su presencia proactiva y la estima de los valores que ayudan al desarrollo del proyecto comunitario.


Se siente alentado, ante las distintas realidades de su contexto, a desarrollar las actitudes y aptitudes necesarias para el ejercicio apostólico del ministerio de la educación cristiana.

POSTULANTADO II AÑO

En este trayecto el postulante de segundo año:

Reconoce en su experiencia de vida el acontecer de Dios, el cual lo motiva en el seguimiento de Cristo, llevándolo a asumir procesos de conversión personal.

Vive una experiencia de fe acorde a las exigencias personales y comunitarias, demostrando interés, conciencia e interioridad en cada una de las prácticas y momentos espirituales que se destinan durante el trayecto.

Integra los distintos aspectos de su personalidad a la opción de vida que ha asumido, evidenciando conciencia del equilibrio y madurez afectiva y criticidad y capacidad para tomar decisiones en los momentos cruciales de su discernimiento.
Comparte el carisma Lasallista, junto con otras personas (Hermanos y seglares), irradiando los principios fundamentales de la espiritualidad y pedagogía Lasallista mediante su ministerio educativo.
Asume una conciencia de carácter social, política y ambiental, reflejando un compromiso por las realidades y problemáticas más vulnerables de la sociedad,  optando siempre por los más pobres y teniendo un sentido de esperanza en la humanidad.