Escolasticado

landing-red-circle

 

 

 

 

 

En el trayecto del Escolasticado “se vive en comunidad de Hermanos de votos temporales, acompañados por un equipo animador, bajo la responsabilidad del Hermano Director. Da continuidad a la experiencia vivida en el noviciado y ayuda al Hermano joven a ir consolidando su personalidad apostólica, preparándole para el ejercicio de su ministerio”. (Guía de Formación, 225).

 

 

 

“El periodo de votos temporales tiene por objeto proseguir el crecimiento en la vocación y en la formación iniciada en el noviciado, confirmar al joven Hermano en su itinerario de vida en la fidelidad y prepararlo a la profesión perpetua. El Hermano debe, por lo tanto, adquirir las competencias necesarias a nivel profesional y apostólico, desarrollar su capacidad de vivir en comunidad y llevar a plenitud su consagración”. (R. 99).

En este trayecto, el Hermano escolástico:

Conserva y aumenta el espíritu del Instituto en los dinamismos y desafíos diarios de la opción religiosa del Hermano.

Alimenta su fe con tiempo de oración personal, oración comunitaria, lectura espiritual, recepción de los sacramentos, participación eucarística diaria, la vivencia de los tiempos litúrgicos, retiros y momentos de silencio.

Desarrolla la libertad responsable, el sano equilibrio y las relaciones interpersonales que iluminen el pensar, el sentir y el actuar como hombres consagrados.

Es consciente y asume en su experiencia como religioso educador, que la misión Lasallista es compartida con otros colaboradores, sin perder la identidad propia de cada uno.

Es consciente que la formación y educación es integral, desde la realidad histórica del país y el mundo, y así formar en la responsabilidad social, la solidaridad, la paz, la justicia, el respeto por el otro y el respeto por la vida.